Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘ASTRO LOGIA’ Category

CIRCULACIÓN INTERIOR

AL interior del templo puede darse una circulación dextrocéntrica, de izquierda a derecha, a la que Rene Guenon denomina  solar;   polar  si es en sentido siniestro-céntrico, de derecha a izquierda;  movimientos circulares válidos para los hemisferios, considerándose desde el centro del círculo; para el sentido dextrocéntrica  dejando el centro a la derecha,  y a la izquierda para la siniestro-céntrico. René Guenón  dice que el sentido de circulación corresponde al de la escritura sagrada en las antiguas tradiciones.

La izquierda representa lo femenino y negativo, y la derecha lo masculino y positivo: así, el movimiento  dextrocéntrico manifiestan el impulso vital y práctico, expansivo y activo impulsador de procesos; y el movimiento siniestro-céntrico, condensación y sintetización.  una inscripción reza:   toma la derecha… para  llegar a las santas praderas.., al bosque sagrado de Persefora, y descubrir los secretos y las leyes de la Naturaleza ( Thurium)

Bramánes  hindúes, celtas, Islamistas, .. utilizaron para sus marchas rituales, el  sentido dextrocéntrico pues consideran beneficioso circular los santos lugares hacia la derecha.

En los talleres operativos medievales se deambulaba en sentido polar (pues el Trono de SRI se hallana en occidente, para poder ver la salida del sol), a diferencia de la actualidad, con sentido solar (aparente marcha del Sol).

Astronomícamente, llamase directo al movimiento con sentido de las agujas del reloj, y retrogado al contrario. La rotación de la tierra sobre su eje y su movimiento alrededor del Sol, es siniestra. Desde la Tierra, la bóveda celeste parece con movimiento siniestro y el sol con movimiento dextrocéntrico, estelar y solar, respectivamente.  El movimiento del sistema solar es siniestrocéntrico  

En el Templo orientado  al O,  el Sol, transita por Mediodía y se oculta por O así la marcha siniestrocéntrico parte al encuentro del Sol.  Se entraba por la derecha y se salía por la izquierda; se entraba en busca de la Luz siguiendo el curso del Sol, y se salía hacia las tinieblas por la región del Norte donde se pierde la luz. Pero todo cambia, parece como perdido y sustituído  por lo aparente. Circulando dextrocentricamente, el iniciado, en su búsqueda de la Luz, parte de Occidente (realidad profana), transita N (razón pura)  y el Este (realidad subjetiva y consciente, la abstracción) y por el Sur hacia Occidente (donde se pone el Sol y la luz  deviene invisible). El iniciado camina en busca de la luz y al encuentrarla sigue su curso aparente. Sentido que  representa la realidad visible constituyendo el aspecto material  del Universo, donde la verdadera luz, esencia o realidad invisible se oculta bajo la ilusión de la apariencia exterior.

        Ambos sentidos de marcha, son válidos. Importa: tomar conciencia del sentido que cogemos y mantenerlo. Comprendemos la razón de la marcha, si analizamos lo que representa derecha e izquierda  como movimiento ycomo relación de energías -individuales o grupales y complementarias.   

La izquierda, la vía individual, para reintegrar lo disperso y realizar Síntesis en el Uno;  la derecha, la vía de proyección fraterna hacia quienes  precisan de nuestro apoyo.

     Extraído de diccionarios de símbolos

Read Full Post »

Invierno

CAPRICORNUS .  Capricornus (la cabra) está relacionada con el dios Pan, una divinidad con pies, cuernos y perilla de cabra. Los babilonios la representaban con cola de pez, pues la constelación termina hacia el este, en los límites de Piscis. Difícil de identificar, por sus débiles estrellas. Siendo la principal Deneb Algedi, que traducido del árabe “la cola de la cabra”. Neptuno fue descubierto en esta constelación en 1846.  El décimo signo  zodiacal, comienza con el solsticio de invierno (21 de diciembre a 19 de enero), simbolizando la naturaleza dormida e inmóvil, silenciosa y sumida en sí misma, a la semilla que bajo la tierra comienza su proceso de germinación. Representado por animal, mitad cabra mitad delfín, que  equilibra las atracciones opuestas. Su regente,  Saturno, expresa prudencia, paciencia,  perseverancia,  realización y el sentido del deber.

ACUARIUS .  El aguador ocupa un  gran espacio en el cielo aún sin contener estrellas muy brillantes. Los babilonios en ella veían un hombre vertiendo el agua de un cántaro, imagen ligada a mitos de Ganímedes y de Anfión, de Grecia clásica.  En Mesopotamia, visitaba el Sol  esta constelación en la época de las lluvias. Sus vecinas constelaciones tienen relación con el agua (la ballena, el delfín, la hidra, los peces, los peces del sur y la cola de capricornio).  Constelación rica en estrellas dobles.Este signo (entre 20 de enro y 18 de febrero) representa la solidaridad, la fraternidad, el menosprecio de lo material, la serenidad, el altruismo, la emancipación. Simbólicamente se corresponde  con las columnas de la entrada al Templo, figura andrógina, con dos polaridades, y como principio de fuerza, regeneración y búsqueda, rige la fuerza magnética entre el Espíritu y la Materia.

PISCES. En griega, se halla en el cielo donde Afrodita y Eros consiguieron escapar de Tifón convertidos en peces.  Presente en los primeros tiempos del cristianismo,se  conserva en la iconografía litúrgica. Los babilonios llamaron a este último mes , “de la estrella del pez”. De estrella débiles, tiene  su importancia porque el Sol entre en ella al inicio de la primavera, en torno al 21 de marzo. La mejor época para observar esta constelación es el otoño, cuando se halla elevada en el cielo del sur, identificándola a partir del cuadrado de Pegaso , con uno de los peces al sur, y el otro hacia el este. Astrológicamente este signo, antes del equinoccio de primavera, representa el mundo interior, lo impresionable, la indistinción, la permeabilidad, el abandono, lo confuso, etc.

                               El templo masónico, sistema del Universo, no queda al margen de la simbólica astral. El Zodiaco está representado en el templo de los grados simbólicos por una banda que rodea el recinto, a imitación del templo antiguos (Esna y Dendera);  doce columnas de las casas zodiacales; las columnas de las paredes de los lados mayores tienen adosadas 5 columnas equidistantes con capiteles corintios que, junto a las dos de entrada corresponden a los doce signos zodiacales, simbolizando el límite del universo visible y su movimiento circular y fases cíclicas, tiempo cósmico generado por el movimiento de los astros y planetas del cielo. Las dos de entrada relacionadas con los dos solsticios y las dos tendencias ascendente-descendente del ciclo anual (puertas zodiacales de Cáncer y Capricornio, puerta de los hombres y de los dioses), asimilándose a los S. Juan: Bautista y Evangelista. Puertas solsticiales correspondientes a las entrada del Verano e Invierno, con el descenso y ascenso de la luz solar ,cumplen  un  importante papel del proceso iniciático, y reproducen las etapas del desarrollo cósmico. Para los pitagóricos, por la puerta de Cáncer las almas entran en el “antro de las ninfas” ( imagen del mundo), permaneciendo allí en un proceso regenerativo por el conocimiento de los “pequeños misterios”, y que por la “puerta de los dioses” salían  para participar de los “grandes misterios”.

Read Full Post »

Otoño

LIBRA.- La balanza, es la más reciente de las constelaciones zodiacales, pues puede decirse que no quedó establecida hasta el año 46 a.C. cuando en Roma se adopto el calendario Juliano. Anteriormente consideraban a las estrellas que hoy se toman por los platillos de la balanza como partes de las pinzas de Escorpión, y se representaba sosteniendo entre sus pinzas una balanza de oro. La balanza hacía justicia (se equilibraba), en aquella época el Sol pasaba por ella en el momento en el que los días y noches eran iguales., el equinoccio de otoño. Debido al movimiento de precesión de la Tierra, en nuestros días no vemos el Sol en Libra hasta el mes de noviembre. Sus dos principales estrellas de tercera magnitud,  se denominan Zubeneschamali y Zubenelgenubi, palabras árabes que significan “la pinza norte del escorpión” y la “pinza sur del escorpión”. Esta constelación que alberga el Sol entre el 23 de septiembre y el 22 de octubre, punto medio del ciclo astronómico, representa la equidistancia, la mesura, el equilibrio entre lo interior y exterior, la armonía social y personal, la justicia.

SCORPUS. Quizas Scorpius (el escorpión) es la constelación más fácil de identificar en el cielo. Está visible en el sur, todas las noches de verano.Su estrella principal, el corazón del escorpión, la gigante roja Antares deriva del griego Anti-ares, por ser la estrella que rivalizaba por su color en el cielo con Ares, que era el nombre que daban a Marte. Antares, la estrella de fuego de la antigua China, es una supergigante roja de primera magnitud, situada a 400 años luz de nosotros. En una leyenda  asiria,  un hombre-escorpión observaba la salida y puesta del Sol mientras guardaba la puerta a la montaña sagrada. El escorpión, animal sagrado en  babilonia,  ocupaba el octavo mes del año. En astrología es el octavo signo del zodiaco (entre el 23 de octubre y el 21 de noviembre), en medio del trimestre otoñal. Simboliza la resistencia, la fermentación, la dureza y lucha, el retorno al caos de la materia bruta (en espera del nacimiento-primavera).

SAGITARIUS. El centauro arquero es una constelación de 31 estrellas, fácil de reconocer, y podemos ver baja, cerca del horizonte en las noches de verano. En ella se representa desde los tiempos de Eratóstenes (en el siglo III a.C.) la figura de un centauro, un ser mitológico, mitad hombre y mitad caballo, con el arco tirante (en posición de disparar). En la leyenda griega se trata del mítico Quirón, excelente tirador con arco, educador y adiestrador de Aquiles, Hércules, Cástor y Pólux. Situada antes del solsticio de invierno (finalizada la cosecha), tradicionalmente se le ha consagrado a la caza, simbolizando los instintos nómadas y de independencia. En la tradición anglosajona se conoce como “la tetera” el grupo formado por las ocho estrellas más relevantes de la constelación, todas ellas de segunda magnitud y situadas entre 60 y 250 años luz de nosotros.

Sagitarius es un tesoro de cúmulos estelares, de nebulosas (en ella están la Laguna, Trifida, la Omega…). En esa dirección, mirando desde la Tierra. Se encuentra el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Astrológicamente, este signo situado antes del solsticio de invierno (entre el 22 de noviembre y el 20 de diciembre), al término de la cosecha y la vendimia, es símbolo del movimiento, de la palabra, de la espiritualidad, de los reflejos, de la iluminación, de la participación.

Read Full Post »

Verano

 

CÁNCER. Cangrejo, constelación de las  estrellas  menos brillantes del Zodiaco. Situada entre Gemini y Leo, de nula importancia si no fuese por su paso del Sol en el verano. Zona de la bóveda celeste donde se halla el cúmulo del Pesebre, como tenue nube que esconde interiormente quinientas estrellas. Las estrellas de Cáncer sólo pueden verse en cielos nítidos. En  la mitología griega, el cangrejo representado es el que pica a Hércules en la pierna mientras éste lucha con la Hidra. Este signo (entre el 21 de junio y el 23 de julio), de naturaleza acuática, con domicilio de la Luna, exaltación de Júpiter y exilio en saturno, asume un carácter afectivo.

LEO.  La constelación de Leo  de gran importancia para los antiguos egipcios, De las  leyendas asociadas a Leó, primero de los 12  trabajos de Hércules, el León de Nemea.  Su estrella principal  es Regulus “muy pequeño”, nombre dado por a la estrella blanco-azulada 150 veces más luminosa que el Sol, y que en la época clásica fue considerada el “corazón de león”. Otra  importante estrella es Denébola, palabra árabe que significa “ cola del león”. Astrológicamente este signo (23 de julio al 22 de agosto) representa el poder soberano del rey Sol, la alegría de vivir, la ambición, el gusto de obrar, la disciplina, el orgullo y la elevación.

     VIRGO. La doncella, frecuente en las mitología primitiva. En Egipto era signo de Isis, y en Mesopotamia estaba asociada a   Isthar, la diosa del amor y la fertilidad,  ascendiente de Afrodita y Venus.    La estrella principal de esta constelación es Spica (la espiga). Nombre que se refiere a un tiempo anterior, veinte siglos, en la que el sol ocupaba esta zona en la época de siega, Por ello, imaginaron los romanos a Ceres, la diosa de las cosechas, representada como una espiga en la mano. La tradición egipcia dice que al escapar volando por el cielo, a la diosa se le aían los granos de trigo, que formaron la Vía Láctea. Astronómicamente es una estrella múltiple, cuya principal tiene una luminosidad 1000 veces mayor que el Sol Este signo (del 23 de agosto al 22 de septiembre), sexto del zodiaco, situado justo antes del equinoccio de otoño, representa la cosecha, el nacimiento del espíritu, la destreza manual, el trabajo, la disciplina, la conservación, el carácter escéptico, reservado y concienzudo.

   Extraído de diccionarios de símbolos

Read Full Post »

Primavera

ARIES.– Signo compuesto por trece estrellas a las que se las ha atribuido la figura de un carnero. El Sol entra en este signo en marzo y forma el equinoccio de primavera y comienzo del año astronómico.

Suele citarse en primer lugar porque en ella se encontraba el Sol en el momento del nacimiento de la primavera, aprox. Durante los 20 siglos anteriores al nacimiento de Cristo, y en muchas culturas antiguas el comienzo de la primavera significa el comienzo del año.

En la tradición griega, Aries es el carnero de oro, que fue asociado así (a través de la luminosidad y el resplandor de ese metal) con la constelación que venía augurando los rayos del sol del equinoccio de primavera. La leyenda de Aries está relacionada con toda la simbología del cordero, con el cordero pascual y con la Orden del Toisón de Oro.

A simple vista, la constelación de Aries es poco más que una pereja de estrellas de segunda magnitud (Hamal y Sheratan) que se pueden ver al anochecer ya desde el otoño al este del gran cuadrado de Pegaso.

Astrológicamente este signo (que visita el Sol del 21 de marzo al 2º de abril), asociado a Marte, representa el impulso ascensorial del Sol, el empuje de la energía primaveral, el fuego original, el carácter emotivo-activo, vital, incandescente e intenso, etc.

TAURUS o TAURO.- El toro, es una de las constelaciones más antiguas del cielo y de las más interesantes dese el punto de vista astronómico. En ella se encuentra la gigante roja Aldebarán, una estrella de primera magnitud que ocupa el lugar del ojo derecho del toro, con una luminosidad de 150 veces nuestro Sol, y un tamaño equivalente a la órbita de Mercurio. La cara del animal esta definida por una serie de estrellas que conforman una uve. En ella están también el cúmulo de las Hyades, y en lo alto del lomo del toro se encuentran las Pléyades, conocidas como las siete cabritas.

El mito más importante de este animal es el que protagonizó Zeus, quien se metamorfoseo en toro para seducir y sentar sobre su loma a Europa, hija del rey de Tiro.

En astrología este signo (21 de abril – 20 de mayo), gobernado por Venus, está asociado simbólicamente a la materia prima o sustancia inicial. Representa a la masa que es portadora de vida, lo femenino, los instintos de conservación y reproducción, la estabilidad, la lentitud, la tortura, la tozudez, la fuerza, etc.

GEMINI O GÉMINIS.- La constelación de Géminis (los gemelos), que ya se menciona en una tablilla babilónica del s. III a.C., adquiere gran importancia a través de la mitología griega. En esta constelación destacan dos astros: las estrellas Cástor y Pólux, que llevan el nombre de los gemelos nacidos de Leda, la esposa del rey de Esparta, a quien había visitado Zeus disfrazado de cisne blanco. Según la leyenda, los gemelos viajaron en la expedición de los Argonautas a la búsqueda del Vellocino de Oo, y por ello fueron considerados patronos de los marinos. Cuando Cástor, que era mortal, falleció, Pólux intervino ante su padre Zeus pidiéndole que le privase del don de la inmortalidad, para poder en la muerte reunirse con su hermano. Zeus conmovido quiso perpetuar el amor entre los dos hermanos colocándolos para siempre juntos en el cielo.

Cástor y Pólux son dos estrellas de primera magnitud; la primera es en realidad una estrella séxtuple situada a unos 46 años luz, Pólux es una gigante amarilla situada a 35 años luz, siendo la estrella gigante más próxima a nosotros.

Este signo (entre el 21 de mayo y el 20 de junio), justo antes del solsticio de verano simboliza la dualidad en semejanza u oposición (contraria o complementaria). Regido por Mercurio, le hace un signo de comunicaciones, adaptación, desdoblamiento interior y polaridad, etc.

      Extraidos de dicccionarios de simbología

Read Full Post »

Constelaciones

Antes de ser objeto ideal de la matemática esférica, la bóveda estrellada fue una fuente de mitología astral. Esta no tuvo probablemente nunca la pretensión de la objetividad astronómica; el objeto celeste en si mismo no interesaba tanto como la visión de uno mismo a través de él. Se sabe hoy que los mitos no han sido leído en el cielo para descender de ellos, sino que han partido del corazón del hombre para ir a poblar esa bóveda celeste , siguiendo un proceso inconsciente de proyección que hizo decir a Bachelard: “El zodiaco es el test de Rorschach de la humanidad niña”. Sobre este tapiz del firmamento, el alma de los pueblos ha depositado todo un universo heteróclito – objetos: triángulo, caballete, sextante, copa, compás, balanza, lira, flecha…; temas particulares: cabellera, mástil, vela de navío…; animales: abeja, perro, cuervo, camaleón, jirafa, león, serpiente…; personajes míticos: unicornio, dragón, hidra, centauro, caballo alado… Los Hermetistas aseguran que estas representaciones divinizadas son testimonios de nuestra realidad interior; son las imágenes primitivas de poderes psíquicos proyectadas antiguamente en el cielo, pero siempre vivas en el corazón del hombre y presentes en sus proyecciones mitológicas modernas.

Robert Fludd en su Estudio del Macrocosmos, siguiendo a muchos otros, insiste en el simbolismo de las figuras celestes.

La constelación de Orión ha sido siempre asociada por los Hebreos a Nemrod, poderoso cazador que se identifica generalmente con el Marduck babilónico.

Desde la antigüedad hasta el S XVIII los astrólogos occidentales utilizan las constelaciones y las estrellas fijas simultánea y obligatoriamente con los signos del zodiaco. La astrología hindú de hoy es un sistema basado en las constelaciones zodiacales igualadas.

En la simbólica china, la constelación es un elemento fundamental: constituye el tercer elemento de la interpretación, concierne a las relaciones de los dos primeros elementos, el activo o la fuerza luminosa llamada yang, y el pasivo o la fuerza tenebrosa llamada yin. La constelación representa el conjunto de relaciones y lazos que pueden existir entre todas las diferencias y entre todos los mundos, siendo un emblema imperial.

En la antigüedad desempeñaban el papel de espejo simbólico de la naturaleza humana, de sus pasiones y deseos. En la actualidad, la separación entre astrólogos y astrónomos hace que éstos últimos las observen como objetos celestes desde el punto de vista científico.

Hoy se considera que todo el cielo que puede verse desde la tierra está dividido en 88 constelaciones. No todas tienen el mismo número de estrellas, ni ocupan igual espacio en la bóveda celeste, ni tienen la misma relevancia desde el punto de vista astronómico; pero hay una docena de ellas cuyos nombres corresponden al Zodiaco, que agrupan las estrellas que desde la tierra vemos en una banda del cielo por el que parece deambular la Luna y los planetas a lo largo del año. También desde la tierra, en el transcurso del año, vemos como el Sol ocupa diferentes posiciones entre las estrellas de estas constelaciones.

ZODIACO. 

Se identifica con la banda de la bóveda celeste que rodea la eclíptica, por donde se mueven los planetas y las luminarias en su curso, acercándose o alejándose al Ecuador, al que corta formando un ángulo de 23’5º (el que distan los círculos solsticiales del Ecuador). El Zodiaco representa un ciclo completo y se considera dividido en 12 partes o “casas” que llevan los nombres de las constelaciones, correspondiendo éstas a sus fases evolutivas. Las estrellas de una misma constelación pueden estar a diferentes distancias de nosotros (a simple vistas nos parecen todas fijas en una esfera); los planetas son astros que no pertenecen a ninguna constelación fija. Desde la Tierra, a lo largo del año, las vemos variar la posición, pero siempre entre las estrellas del zodiaco. La Luna cambia de posición en el cielo y de fase a lo largo de un mes, y siempre se encuentra en una de las constelaciones de la banda zodiacal. El Sol, tal como se ve desde la Tierra, tiene como telón de fondo las estrellas de las constelaciones del Zodiaco. Cada primavera vemos al Sol entre las estrellas de la constelación de Piscis.

El Zodiaco constituye un modelo espacio-temporal de carácter universal, aunque con determinadas variaciones y matices dependiendo, no tanto en la cultura en la que se utilizaba como de la época en la que era utilizado. El término Zodiaco significa “constelación de los vivos”, auqneu para la cultura oriental sea el de “círculo de animales” (como el chino). La “rueda” zodiacal se puede considerar como símbolo y patrón de evolución-involución, es decir, de despliegue de las posibilidades de cualquier sistema macro o microcosmos.

El documento más antiguo sobre astrología data de la época del rey Sargón de Agadé (2750 a. C.), aunque se conoce que en Babilonia, en la época de Hammurabi (2000 a.C.) se desarrollaron grandes estudios sobre el Cielo. El Zodiaco actual se remonta al siglo VI a.C., en la tableta de Cambises.

Los egipcios dividían la rueda zodiacal en 36 partes (12×3), en décadas que reinaban sobre 10 días aproximadamente y que servían para determinar la hora durante la noche. En la India se mantiene actualmente este sistema, y cada signo del zodiaco de 12 equivale a 3 décadas. Nuestro sistema identifica cada mes con un signo (4 elementos x 3 gunas) y el proceso con un año que se inicia en marzo, con la primavera.

El conocimiento de los astros y sus relaciones es de vital importancia para quien trate de comprende los ciclos de la naturaleza y desarrollar la consciencia de sus propios ciclos vitales. El hombre (cuerpo, mente y espíritu) puede ser concebido como un conjunto de vibraciones y movimientos, dos de los cuales se corresponden (sístole y diástole) con las influencias que ejercen el Sol y la Luna sobre la Tierra y el mismo hombre. En este sentido, ls estudios de Rudolf Steiner hablan de que el hombre posee algo así como un sistema cósmico interior en plena conexión con el exterior: “la actividad del brazo puede llamarse saturnal; la del hígado jupiteriana; la de la bilis, como perteneciente a Marte. Por la misma razón se puede vincular el corazón con el Sol; los pulmones con Mercurio; y los riñones con Venus…”.

Aspectos más relevantes de las constelaciones (astrológicos y astronómicos), que nos ayudan a comprender los aspectos que, simbólicamente, se representan en el Templo masónico y que constituyen el “hombre zodiacal” tradicional 

      Dicccionarios de simbologia

 

Read Full Post »

Astro Logia

Rueda                El lenguaje de los Astros predispone a la armonía de la Arquitectura Cósmica. La Astrologia estudia los cuerpos celestes y cómo estos influyen en los cuerpos terrestres, propiciándo su sintonia astral o intermediaria entre el plano físico y psíquico, a modo de segundo escalón.

La Ley universal es la CONCORDIA

Para el iniciado la astronomia es la Ley de la Perfecta Construcción, que rige el macrocosmos, y que le participa que es parte del Universo Eterno. Como decía un poeta hermano, estamos hechos de la misma materia que están hechas las estrellas, y los sueños acertaba,  un segundo, a decir. 

Cada tradición entendió a su modo el origen del universo, o le fue de tal forma transmitida. El cosmos como arquetipo ideal, esta sacralizado en su estructura, porque es la obra maestra divina, al igual que lo és el hombre.

En representación del Cosmos, la palabra Loka, de origen sáncrito, designa al mundo (lugar donde rendir culto a la virtud; matriz para el renacimiento a la vida espiritual, sirviéndose de alegórias mediante símbolos) y procede de la visión por la luz que verdaderamente alumbra, aludida en el ritual. 

En el evangelio de San Juan leemos “En el principio era el Verbo,… y el Verbo era Dios.””La luz proviene de Oriente”, designado el lugar de donde surge y en donde mora. Situarse al oriente es sinónimo de centro en el que converger, y desde el que irradíar la luz del conocimiento y de la verdad, y atributo divino; representado por delta radiante del que fluye la clarividente visión, la luz disipa las tinieblas y posibilita apreciar aquello que llamamos lo tangible, aunque no fuere tal. Por contra, en occidente se oculta, como anunciando una frágil muerte, en lastimero canto; para los isleños japoneses el sol se apaga en el gran mar y silba como el hierro ardiente de forja en el balde de agua.   El milagro de la creación resulta también de ver nacer cada día – al mundo, desde el alba neutro a un crepúsculo de alabanza, previo al recogimiento interior, el sol nos arropa y por la noche las estrellas en su tránsito nos lo prometen.

Los apoyos del Norte y del Sur sirven de guía en el serpentino camino de la vida para la realización interior, en su encuentro del buscador de la luz, en el sagrado misterio del corazón, donde cada uno conoce que su verdad es parte de la verdad única aunque aún la conozca distorsionada.

Se dice que los dioses creadores, crearon también el tiempo que referido a ellos se denominaría sagrado, y referido a los hombres profano. La creación está sostenida por los fundamentos de la Sabiduria, la Belleza y la Fuerza, pilares del Trono de Dios.

Tiempo, espacio, luminaria, camino interior, realización, vía,   …  forman parte de esta arquitectónica edificación  de conciencia interna en donde redescubrir el laberinto de la existencia.

Decía Louis Cattiaux: “no hay más que un templo de Dios, y ese es el corazón del hombre”

Read Full Post »