Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘EL INICIADO’ Category

DISCIPULADO INICIACIÓN Y CAMINOS

El objeto de la Iniciación es producir la Iluminación del alma por medio de la Luz Interna.

Iniciado es aquél en quien el YO superior, la Individualidad, se ha entre fundido con la personalidad, y ha encarnado realmente en el cuerpo físico. Aquel cuyo Yo Superior nos mira a través de sus ojos. La personalidad se reduce a un juego de hábitos y costumbres, dejando al Yo Superior libre para realizar su obra con un mínimo de exigencias a su atención en el Plano Físico. Esta Gran Iniciación se recibe siempre fuera del cuerpo, no hay ritual que pueda conferirla, aunque el ritual se suela emplear en Occidente para adiestrar y coordinar la consciencia, como indispensable preparación para esta experiencia trascendental, por la que se pasa con plena consciencia y memoria.

A la pregunta ¿es posible estar iniciado sin saberlo?, solo cabe un no rotundo, pues es  absurdo pensar que pueda recibirse inconscientemente una extensión permanente de la consciencia. Si puede ocurrir que un Maestro acepte por discípulo a alguien sin que éste inicialmente lo sepa,  al no tener desenvueltas sus facultades psíquicas, percatándose al alcanzar cierto progreso. Caso en el cual un psíquico podría informarle de su aceptación como discípulo de la Gran Fraternidad Blanca, que se halla en el Sendero que lleva a la Iniciación, pero nunca que ya está iniciado. La impronta del Maestro, al aceptarlo, se estampa en el aura del discípulo,  resplandeciendo como disco de unas seis pulgadas de diámetro encima de la cabeza, del color del Rayo sobre el que trabaja su Maestro. Disco que se activa, si el discípulo debe realizar algún trabajo para su Maestro en el Mundo Material, operando el poder del Maestro a través suyo Pero hasta que la totalidad del aura no este completamente iluminada, no puede decirse que sea un Iniciado, No hasta brillar con luz  propia.

La Iniciación es definible como aurora de la Luz Interna, o el advenimiento a manifestación en el Mundo Físico del Augoides o Cuerpo de Luz.

La Luna se toma como representante de la personalidad, creciendo y decreciendo a través de las fases de encarnación, reflejando la Luz Solar o la Sombra Terrestre.

El Yo Superior, o espíritu inmortal del ser humano, simbolizado por el Sol comienza a manifestarse en el cuerpo físico cuando tiene lugar la Iniciación Al observar gran diferencia existente entre Individualidad y personalidad, nos darnos cuenta de la previa intensa preparación que debe realizar el aspirante, pues en caso contrario el Yo Superior descendente encontraría una disparidad tan grande entre él mismo y su vestidura mal ajustada, que no tardaría en desgarrarse y quedar destruida. Esto constituye uno de los problemas con que tienen que luchar las distintas fraternidades.

Antes de que el Yo Superior comience a manifestarse en la consciencia cerebral, la personalidad tiene que sintonizarse con la Individualidad. La Individualidad lleva su existencia en las esferas espirituales en la misma forma que la personalidad en la esfera mundana. Las acciones de la Individualidad se inspiran en el deseo de mantener su armonía con la Vida Divina del Cosmos, de donde recibe su ser, mientras que las acciones de la personalidad se ven determinadas por su deseo de mantener su armonía con el Mundo de la Materia, de donde saca el cuerpo su propio ser. Así, la personalidad precisa reorientar completamente su posición antes de alinearse a su Yo Superior. Debemos prepararnos para cambiar la base de nuestros motivos si queremos recibir la Iniciación, mediante una unidad de propósito que no retroceda ante sacrificio alguno: “Vende todo lo que tengas y sígueme, dijo el Maestro. Y también: “Dejad que los muertos entierren a sus muertos. Seguidme”.

Todos pueden lograr la meta de la Unión Divina, por la sends espiritual de la Evolución 

Todos los iniciados declaran, que: “La personalidad y las cosas de los sentidos tienen que ser sacrificadas para que el Yo Superior pueda manifestarse”.

Ante esta manifestación nos inclinados a creer que, habiendo sacrificado la personalidad, nos encontraremos despojados de todo, porque en la mentalidad Occidental se ha establecido la idea de que la muerte del cuerpo significa el fin de la existencia, y, de forma subconsciente, creemos que la muerte de la personalidad termina con el pleno goce y plenitud de la vida. Olvidamos pensar que el vendió cuanto tenía para comprar la Gran Perla, que invirtió en algo de muchísimo más valor. En el relato evangélico se llevó la Perla triunfante, al hacer el sacrificio de las cosas de los sentidos permitiendo encarnar el Yo Superior en el cuerpo físico, Conforme se rompen los hilos que nos unen a los deseos de los sentidos, se produce un período de lucha, que tan pronto se aprecie con claridad, va despuntando la Luz Superior, pues no se permanece mucho tiempo sin consuelo. “¿.No serán nuestras tinieblas, la Sombra de Su Mano que se extiende para acariciarnos ?” .

La consciencia enfocada en la personalidad, no puede ponernos en contacto directo con las realidades, tan sólo podemos ver sus reflejos en el Mundo de la Forma. La llamada del Yo Superior nos levanta, desvía nuestra mirada del espejismo de la consciencia de la forma, y la dirige directamente a la Realidad que es vida y no forma. Este cambio es la tarea del alma que busca la Iniciación.

Conforme la personalidad va sometiéndose gradualmente al Yo Superior, la Luz Interna comienza a resplandecer. Los casos en que la Iluminación se produce súbitamente son muy raros y casi siempre ciegan e incapacitan a la persona, como le pasó a San Pablo en el camino a Damasco. Sólo se permite en los casos de almas muy avanzadas,  preparadas y adiestradas hasta un grado muy elevado en vidas anteriores, que han reencarnado con ese propósito, constituyendo sus personalidades acordemente. Para el resto, la Luz Interna comienza a despuntar muy suave y gradualmente, con muchos intervalos de tinieblas que la obscurecen de vez en cuando, cuando los deseos sensoriales surgen nuevamente, aun después de considerarlos completamente vencidos.

Habiendo alcanzado esta libertad de la esclavitud de los sentidos, se abren ante el Iniciado dos caminos: puede seguir el Sendero Místico, que lleva directamente a la liberación, o puede seguir el Sendero Oculto y retornar al mundo de los hombres equipado con los poderes de la Mente Superior.

Generalmente el Místico, a diferencia del Ocultista, ni habla ni enseña la doctrina de la Reencarnación, ya que trata de escapar de la esclavitud de la carne. mientras que el Ocultista quiere volver a la materia, trayendo consigo el fruto de sus labores. Ambos ideales son legítimos. El místico que sigue su marcha hasta alcanzar la liberaci6n, no deja de seguir siendo una influencia en el mundo, pues con su realización liquida una porción del Karma Mundial. Por este motivo los místicos se dedican a muchas austeridades y mortificaciones, mucho después de haberse liberado de los deseos de la carne; están liquidando el Karma Mundial.

El Ocultista, sólo se sujeta a las mortificaciones indispensables para someter a la carne y hacerla obedecer su voluntad. Su plan es formarse tal personalidad que su Yo Superior pueda funcionar en ella sin obstáculos. Sus sentidos no podrán ni engañarlo y sus pasiones tampoco podrán cegarlo. Usa su cuerpo como una ventana transparente para su alma, de manera que nunca deforme lo que vea. Con ese único fin es que disciplina su cuerpo, pero nunca trata de reproducir la Crucifixión.

El Místico torna su personalidad negativa, para convertirse en un canal de las Fuerzas Cósmicas. Su actitud respecto a los problemas es: “Aquiétate y sabe que Yo Soy Dios”. Sereno en el plano mundano, deja que los poderes espirituales encuentren en él un conducto por el que llegar a la mente colectiva durante sus meditaciones. Trabaja con el Yo Superior exclusivamente. Liberado de la esclavitud de sus sentidos, se contenta con las experiencias de su conciencia interna: no trata de traerlas a manifestación en el plano terrestre.

El Ocultista, se ocupa de las formas y usa su mente concreta para convertir esas formas en canales para las Fuerzas Cósmicas. Lleva al Yo a manifestarse Superior en el plano de la forma. Habiendo alcanzado la realización, trata de traer al plano de la forma el estado de conciencia conquistado, si es Hermano del Sendero de la Derecha, porque es necesario para cumplir el Gran Plan que ciertos ideales sean expresados y elaborados en el Mundo de la Forma, pero jamás lo haría para gratificar sus propias sensaciones. Con esta prueba fue tentado el Señor en el Desierto: “Haz que estas piedras se conviertan en pan”. El era el Místico-Ocultista Ideal, que convirtió el agua en vino y traspasó las puertas cerradas, pero tan sólo utilizó su poder en cumplimiento de Su misión, y conforme avanzaba hacia su final, los empleó cada vez menos.

La mayoría de las almas liberadas eligen el Sendero Místico, yéndose más allá de nuestra Esfera Terrestre, y sólo unos pocos de los que ganaron su libertad eligen sacrificarse y volver nuevamente al Mundo de las Formas, no tienen deseo alguno que pueda arrastrarlos a nueva encarnación Su motivo único es el deseo de aliviar la carga de la confusión del mundo. El Místico aún cuando abandona el mundo, siempre rogará por él, y este cuerpo de almas en oración aligera el tremendo Karma del Mundo en los Planos Internos.

El Místico sirve de una manera y el Ocultista de otra. Ambos son necesarios para la gran obra cósmica de la regeneración y de la Evoluci6n. Ninguna función puede existir sino por medio de la dualidad: la interacción de los aspectos positivo y negativo de la misma fuerza. El Místico constituye un polo de la Energía Crística, y el Ocultista el otro. De acuerdo con la ley de la polaridad alternativa en los distintos planos, el Místico es negativo en los planos de la forma y positivo en los de energía, mientras el Ocultista es positivo en los planos de la forma y negativo en los de energía, de ahí que tenga necesidad de invocar fuerzas que lo ayuden, empleando la magia ritual en sus diversos tipos, desde la simple invocación hecha con un signo, hasta las más complicadas figuras y movimientos de los talleres.

El mejor desarrollo, que se busca con disciplina y adiestramiento de la Comunidad de la Luz Interna, se obtiene mediante un balance justo de las fuerzas positivas y negativas del alma, sostenidas en equilibrio por la voluntad, de manera que el propio juicio haga descender la balanza en cualquier direcci6n. Al alma que tiene inclinación natural hacia el Ocultismo se le hace trabajar según reglas místicas. Hasta no llegar a los Misterios Mayores no se le permite seguir su vocación natural, pero entonces se le da una enseñanza y educación especialmente adaptada a su capacidad.

Si el alma naturalmente inclinada al misticismo se desenvolviera sólo de acuerdo con esa tendencia, adquiriría una penosa falta de equilibrio, como es apreciable entre aquellos que moran demasiado en lo Invisible. Su asidero en los planos de la forma no guarda relación con su contacto con los planos de la Fuerza y consiguientemente, las fuerzas rompen los límites de la forma y se difunden en un pantano de espiritualidad emocional, malgastándose, como las aguas del río que saliéndose de su margen convierten en un pantano cenagoso al valle otrora feraz y florido. Quizás este pantano produzca una vegetación acuática y jugosa, pero ni tierra ni agua, será inútil para todo propósito práctico en el servicio de la humanidad.

Al Ocultista, si se le permite desde el principio de su preparación, entregarse a su amor por la forma y la intelectualidad, acabará por encontrarse amurallado en sus formas y perderá contactos vivientes que sólo pueden dar vida a los símbolos ocultos. Pero adoptando la disciplina de ponerse en contacto con diferentes fuerzas mediante sistemas puramente intuitivos y de meditación, tendrá el poder de contactarlos independientemente de uso de fórmulas y rituales mágicos. Así, llegada una etapa más avanzada de su desenvolvimiento, aprenderá los métodos tradicionales de las artes, y será capaz de tener acceso a una suma infinitamente mayor de poder que la del Iniciado que no siguió ese método

Es vital en la educación oculta que el estudiante comprenda perfectamente los principios del Ocultismo y que no lo emplee ciega y supersticiosamente. Y recordar siempre que una cadena no es más fuerte que su eslabón más débil. Cada iniciado expresará en el plano de la manifestación lo que sea capaz de polarizar en su propia naturaleza.

De Dion Fortune en su “Preparación para la iniciación”

Dion Fortune es el seudónimo de la psicoanalista freudiana Violet Forth. Miembro de la Orden Golden Dawn, fundadora de la Fraternidad de la Luz Interna.

Read Full Post »

Camino de iniciación

 Los Novicios del arte real en occidente, templarios del espíritu, recorrían en la antigüedad un camino secreto, iniciático, de Transformación Espiritual que conducía a la iluminación,  integrado por siete grados, niveles,  Centros o Chakras.

Ruta del Camino a Compostela, descritas en el Codex Callextinus

Grado conocido como del “cuervo”, mensajero de los misterios ocultos.

Conexión con la tierra

A Notre Dame de Daldabe  de Toulouse

Oráculo de Mercurio.

Grado del Ocultista

El “Pavo Real”, su colorido plumaje hace referencia a la imaginación moral

Grado que superaba cuando era capaz, en profunda meditación, de interiorizar la comunicación con el principio llamado Hermes Tres Veces Grande..

  A la Catedral de Orleáns.

Oráculo de Venus

Chakra llamado “almacén del Prana”

El Caballero “Guerrero” (Templario de la Espada de Justicia, o Caballero de la Mesa Redonda), era nombrado Guerrero si conseguía ganar la suficiente fuerza interior y coraje moral como para poder representar la lucha del Bien contra el Mal del mundo.

A la Catedral de Chartres “Morada de la Merced” Cámara subterránea: La Virgen bajo Tierra

Oráculo del Sol.

Chakra del Corazón

El “León”, muerte del Ego, control de su proceso subjetivo para que ningún perjuicio subconsciente domine sus acciones

Compasión y amor incondicional son dones que armonizan los aspectos físicos y los espirituales

 

A la Catedral de Paris “Notre Dame”

Oráculo de Marte.

Chakra Garganta. Asume el sufrimiento kármico que es consecuencia por hablar en nombre de los necesitados, distingue palabras y pensamientos con propósito e intención de las palabras inútiles

Así como el « Pelicano » hiere su pecho para alimentar a sus crías,  el iniciado a este nivel dedica su vida al servicio de los demás, con conciencia de unidad de espíritu. s.

 A la Catedral de Amiens

Oráculo de Júpiter

Chakra pituitaria, entrecejo, “tercer Ojo”

El “Águila”,  la responsabilidad de equilibrar su sistema energético y canalizar el conocimiento o saber que cada situación requiere.

A quienes superan esta fase del sufrimiento les es otorgado el don de la clarividencia

A Rosslyn. (William de St Clair  “Copero del Grial”)

Oráculo de Saturno

Omphalos (ombligo espiritual, la serpiente de energía cósmica o Kundalini) La “Corona”

Se precisaba de un altísimo nivel de espiritualidad, talento, humildad y dedicación, para formar parte de la Orden del Becerro de Oro, integrada por  24 “Rex Deum”, reyes griálicos descendientes de los 24 sacerdotes del Templo

El “Padre” que recibe la revelación de las leyes que gobiernan el destino humano, el conocimiento del karma, y la espiritualización de la muerte.

Read Full Post »

   

                                    Podréis observarlo a menudo triste; nunca desalentado ni desesperado. A menudo pobre; nunca humillado ni abyecto. A menudo perseguido; nunca acobardado ni vencido: Porque recuerda él la viudez y    el asesinato de Orfeo, el destierro y muerte solitaria de Moisés, el martirio    de los profetas, las torturas de Apolonio, la cruz del Salvador. Sabe en qué estado de abandono murió Agrippa, cuya memoria se ha calumniado hasta hoy día; sabe que pruebas hubo de sufrir el gran Paracelso, y todo cuanto soportó Raimundo Lulio antes de su sangrienta muerte; Recuerda que Swedenborg tuvo que simular el extravío y hasta perdió la razón antes de que se le perdonase lo que sabía; que San Martín hubo de mantenerse oculto toda su vida; que Cagliostro murió olvidado en los calabozos de la Inquisición (inexacto). Es el sucesor de todas estas víctimas, y aunque nada teme, comprende la necesidad de guardar silencio

                 de ELIPHAS LEVI

Read Full Post »